Palco Premier

El “Chato Vázquez” tenía todo para ser un Yanqui de Nueva York; pero no hizo realidad su sueño
BBANG
Hospital IMSS HORIZONTAL

Jorge “Chato” Vázquez regresa a casa, ahora como coach de bateo

= Agregado al cuerpo técnico de Culiacán
= Fue un tremendo pelotero; pudo haber sido mejor
= El fantástico fin de semana de Joey Meneses
= Juan Francisco Puello, reelecto en la Confederación

Entre los bateadores de largo alcance nacidos en Culiacán, Jorge Vázquez ocupa, sin duda, un sitio especial. Y es que, además de defender otros colores en la Liga Arco Mexicana del Pacífico, el “Chato” se mantuvo durante nueve temporadas -no consecutivas – con Tomateros de Culiacán, a lo largo de las cuales conectó 91 cuadrangulares y produjo 291 carreras. Jorge, ciertamente, era de una personalidad complicada y eso fue el obstáculo que no le permitió escribir una gran historia con el equipo de casa. Digo, mucho mejor pues.

Y quizás eso haya sido también la razón por la cual no brincó a las Ligas Mayores, a pesar de dos o tres años espectaculares en clase triple “A”. El “Chato Vázquez” tenía todo para ser un Yanqui de Nueva York; pero no hizo realidad su sueño, ni el de todos sus fans -obviamente la mayoría de aquí de Culiacán – que lo querían enfundado en el uniforme a rayas de los Mulos de Manhattan.

Todavía en el no tan lejano 2016, reforzó a los Venados de Mazatlán en la Serie del Caribe de Santo Domingo y un cuadrangular suyo (salvaje tablazo, en entradas extras) tendió a Venezuela sobre el césped del estadio Cibao y dio a México la que ha sido su última corona de la zona.

Fue un magnífico pelotero. Pudo haber sido un super estelar.

Y bueno, todo esto viene al caso porque Jorge Vázquez -por quien Juan Manuel Ley López (qepd) sentía un afecto muy especial- está de regreso a Tomateros. En el cuerpo técnico, obviamente. El “Chato Vázquez” fungirá, a partir de septiembre venidero, como coach asistente de bateo, al interior del escuadrón de mando de Culiacán. Eso lo ha hecho muy feliz y lo alienta a poner lo mejor de sí para compartir su experiencia con el equipo guinda en general. Bienvenido a casa. -0- Bien.

Independientemente del monitoreo de que es objeto permanente en esta columna, imposible omitir la tremenda actuación de Joey Meneses en días pasados, justo antes de la pausa para el juego de estrellas entre las selecciones de la Liga Americana y la Nacional, misma que, como usted sabe, se decidió a favor del viejo circuito por cerrado marcador de 3 carreras contra 2.

Meneses conectó de cuadrangular en tres días consecutivos – entre el 7 y el 9 de este mes de julio – y hasta de a dos en una fecha de esas. Joey se puso el uniforme de los Nacionales de Washington el día 7, con solo dos jonrones en la temporada. Y para el día 6 ya llevaba tres veces más: 6.

Como resultado de esa oportuna racha de bateo, el culichi trepó a .284 de porcentaje y ahora suma 46 carreras producidas y 34 anotadas en lo que va de la presente campaña. En realidad ya le hacía falta a Meneses un tiempo como este, especialmente en el renglón de jonrones, que habían estado ausentes a pesar del potencial y la fuerza en las muñecas del sinaloense. Muchos días de estos. -0- Mientras.

Allá por rumbos de Santo Domingo, en la Republica Dominicana, Juan Francisco Puello Herrera fue reelecto, por cuatro años más, como presidente de la Confederación de Ligas del Caribe de Beisbol Invernal.
Votación unánime para este carismático y sencillo personaje.

Lo respaldaron los presidentes de las cuatro ligas afiliadas al organismo: Dominicana, Puerto Rico, México y Venezuela. De acuerdo, hay otras ligas en la Confederación; pero sin derecho a esta clase de decisiones.

La ratificación de Puello Herrera era algo más que esperado. El dominicano ha hecho un gran papel al frente de la Confederación y el resurgimiento de las series del Caribe constituye la mejor prueba de ello. Si, las series del Caribe llegaron a iniciar un proceso de extinción; pero Puello logró sacarlas adelante con base a tesón, entusiasmo y dedicación. Así que se queda pues. Por cuatro años más. De momento. Felicidades a la distancia. -0-

En tanto.

Aquí en México, un breve repaso a la Liga de Verano, que en un abrir y cerrar de ojos estará ya en su recta final. El otoño se aproxima y también una nueva temporada de la Liga Arco Mexicana del Pacífico.

La división del Norte -aparentemente la más poderosa, con todo y que perdió el Juego de Estrellas – la encabezan los Toros de Tijuana, con 42-26 y tres juegos por arriba de los Sultanes de Monterrey. Les siguen: Algodoneros de Unión Laguna (37-30), Tecolotes de los dos Laredos (36-30), Saraperos de Saltillo (35-32), Acereros de Monclova (34-33), Generales de Durango (30-33), Mariachis de Guadalajara (32-36) y Rieleros de Aguas Calientes (26-42).

En la del Sur, Diablos Rojos del México está encaramado en la cúspide, con 45-21, secundado por Olmecas de Tabasco, que registra 40-24. Continúan: Pericos de Puebla (36-27), Aguila de Veracruz (35-33), Leones de Yucatán (33-34), Tigres de Quintana Roo (27-42), Oaxaca (25-40), León (25-43) y Campeche (23-44). Cierto, mucha diferencia entre punteros y coleros; pero hay que recordar algo: en la Liga Mexicana de Beisbol califican a “pley offs” seis equipos por grupo y es aquí, en esta etapa, donde las cosas suelen emparejarse y comienzan los desaguizados. En fin. -0- (Hasta aquí por hoy. Hay que irnos ya…)

IMSS-BIEN 728
Big Bang Fondo Negro

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras noticias
Lo más leído