Cápsula para mascar No. 90

Siendo su padre de origen español, este se lo llevó a España cuando tenía 2 años, allá estudió el bachillerato en el Colegio de los Agustinos
BBANG
Hospital IMSS HORIZONTAL

 Culiacán Sinaloa a 19 de febrero de 2024.

RAMÓN RUBÍN RIVAS.

Nació en Mazatlán el 11 de junio de 1912.

Fue uno de los escritores sinaloenses que debió ser reconocido por su excelsa y brillante actividad literaria, pero un dislate provocado a propósito por el dramaturgo Salvador Novo, fue desconocido por el gurú Octavio Paz; sin embargo Ramón no cegó en su empeño y logró destacar con sus novelas y cuentos

Siendo su padre de origen español, este se lo llevó a España cuando tenía 2 años, allá estudió el bachillerato en el Colegio de los Agustinos de donde fue expulsado por revoltoso.

Regresa a Mazatlán, y en 1936 junto con 3 españoles expatriados, pide al embajador español Félix Gordon Ordás ser enviados a luchar en la Guerra Civil Española; llevaron armas en un barco pero al desembarcar, fueron descubiertos y regresados.

A su regreso es expulsado del Partido Comunista Mexicano por su tendencia Trotskista.

En 1937 participa en los Juegos Florales de Mazatlán y gana el 2do y 3er lugar en cuento, esto le permite conocer al rector de la Universidad de Culiacán, Solón Zabre, quién le consigue sea maestro de Geografía y Zoología.

Tuvo un tiempo en que acompañó a su padre, quién, entre otras actividades, fue fayuquero que recorrió muchos estados de México, desde Sonora a Yucatán.

Ramón también se empleó como cargador en puertos:

Guaymas, Mazatlán y Manzanillo; fue empleado de mostrador, vendedor callejero, y obrero en fábricas de harina y jabón.

No se sabe cómo, pero llegó a ser dueño de dos fábricas de zapatos, mismas que regaló a sus empleados obreros para que fundaran una cooperativa, y se entregó a la literatura.

En 1942 publicó su primera novela con un nombre un tanto raro: Cuentos del medio rural. La más destacada: La bruma lo vuelve azul. 

Escribió más de 500 cuentos. Una vez declaró:

“Nunca he sido escritor de café o gabinete, mi obra está inspirada en mis continuos viajes”

De 1973 a 1995 vivió en compañía de su esposa Marta González en Autlán, Jalisco. Allí tuvo su más intensa actividad literaria; también participó dando talleres y se identificó mucho con las etnias.

Por defender el Lago de Chapala para que no fuera secado y convertirlo en tierras para desarrollos turísticos, esto de parte del escritor Agustín Yañez, que entonces era gobernador de Jalisco, lo bloqueó para que sus obras no fueran publicadas.

Emmanuel Carballo y Vicente Francisco Torres describieron su obra como: admirable y conmovedora, por su amplio conocimiento de la naturaleza y la condición humana.

De sus más de 20 novelas, también destacan:

Navegantes sin ruta, La Loca,La canoa, Donde mi sombra se espanta, El canto de la grilla, El callado dolor de Tzotziles, Nena, me llamo Walter. De sus cuento: Cuentos del mundo mestizo, Los rezagados, Cuentos de espantos. Libro de narrativas: Rubinescas, historias de mi vida.

Sus seguidores le apreciaron que haya escrito sobre las razas más desprotegidas, por eso La Asociación de Libreros de Nuevo México, en el año de 1994 le otorgaron el premio de Las Américas.

El gobierno de Sinaloa en 1995 lo reconoció con el Premio de Ciencias y Artes, y un premio similar recibió del gobierno de Jalisco en 1997.

Ramón Rubín dejó un legado literario que lo ubica como uno de los escritores mexicanos más brillantes.

En lo personal, estimo que Sinaloa le queda a deber; por eso, bien harían los directivos de la Secretaría de Educación Pública y Cultura, -SEPyC-, reeditaran algo de sus obras.

Ramón Rubín murió en la ciudad de Guadalajara el 25 de mayo de 1999.

IMSS-BIEN 728
Big Bang Fondo Negro

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras noticias
Lo más leído