Cápsula para mascar No. 64

Por sus movimientos parcos y lentos, me doy cuenta que está ciego; sin embargo, todo lo hace con exactitud.
BBANG
Hospital IMSS HORIZONTAL

Culiacán, Sinaloa, a 23 de octubre de 2023

Había escuchado de él que es un ser misterioso, al que recurren con frecuencia personas de su barrio Las Coloradas, con el fin de pedirle orientación o consejo sobre tal asunto o problema; en su mayoría de carácter doméstico que ocurren entre vecinos; los más recurrentes en las barriadas pero no por ello difíciles de resolver; son los asuntos que más fama le han dado, pero existen otros de más dificultad y de mayor resonancia.

Por eso lo visitan quienes tienen necesidad de consejos.

Uno de aquellos, fue un vecino de la colonia que gracias a sus saberes, logró convertirlo en gestor ante el gobierno municipal, para resolver las dificultades para obtener mayor atención para los servicios públicos, de salud y hasta de beneficio cultural para los jóvenes. 

Encontré a don Casimiro Prieto y Blanco sentado en una vieja poltrona de madera, con respaldo cubierto baqueta; para llegar hasta él, subí cinco escalones y llegué al piso de su atalaya; un pequeño tejaban bordeado con un barandal de madera, un jarrón de barro en una esquina con orejones de sábila, y del otro extremo surge una higuera que se ha extendido hasta el techo que ha cubierto provocando un ambiente de frescura.

Desde allí, se mira gran parte de la calle. Imagino que don Casimiro tiene la oportunidad, no de ver, pero sí de escuchar y oler todo lo que llega.

Luce un sombrero de palma un poco raído y lentes muy oscuros.

Por sus movimientos parcos y lentos, me doy cuenta que está ciego; sin embargo, todo lo hace con exactitud. Luego de cruzar saludos de inmediato me pregunta:

-¿Qué andas haciendo? Tú viene de lejos. 

-Tiene razón, don Casimiro. Se puede decir que vengo de lejos porque el camión hace más de media hora, y apenas son cinco kilómetros de distancia. Eso sí, muchas vueltas.

-Y varios embotellamientos. –Completó él, y agregó:

-¿Y qué te traí conmigo? – Es que Lalo López, el joven que acaba de ser nombrado candidato a regidor, me ha contado cosas interesantes de usted.

–Ese muchacho es listo, seguro tú, eres periodista y quieres saber más sobre él.

–Un poco de eso sí, pero la verdad me picó mucho el interés por conocerlo a usted.

Alargó su mano derecha y alcanzó una cajetilla de cigarrillos, de manera mecánica encendió uno con un encendedor, dio una profusa fumada y…

– ¿Y qué es lo que quieres saber?, el muchacho se abre camino él solo, no necesita bules pa´ nadar, aquí se ha ganado el aprecio de todos. Nada se le atora, sabe cómo meterse.

Por él, nos han visitado algunos funcionarios del Ayuntamiento y un quiotro diputado.

-Ni hablar, con eso está dicho todo. Pero haber, cuénteme. ¿Cómo ve usted el panorama? Quiero decir, ¿siente que las cosas políticas nos favorecen? Se escucha el motor de un pesado camión de carga.

–Hay viene Simón Jaques, trae cargado el camión con cemento.

En efecto pasa frente a nosotros y el chofer saluda con un grito: -¡Don Casi, ya casi casi! -¡Ándale, písale que la Lola te pone  el cuerno si no llegas! -¡La lengua se te haga chicharrón…viejo cabrón! La risotada no se hace esperar.

Da otra fumada y voltea hacia mí, tal si me mirara; sonríe.

Las cosas van muy bien desde que llegó, ¡por fin!

Un gobernante que en verdad nos está cumpliendo, yo, al igual que muchos de mi rodada, pensé que nunca íbamos a tener un presidente honesto y justiciero como López Obrador. Este fin de semana fue algo muy especial.

¿Y eso por qué, don Casi… perdón Don Casimiro? Se río, alzó el brazo y me apuntó con el índice derecho. Don Casi, está bien, es cómo todo mundo me nombra y conoce.

El viernes, la parca nos hizo justicia, se llevó a uno de los más odiados caciques del sindicalismo en Pemex, Carlos Romero Dechams, un tipo ambicioso y sin escrúpulos al extremo; ¿estuvo robando más de 25 años!

Aquí haremos fiesta para celebrarlo, y le pediremos a Jesús Malverde, nuestro santo Culichi, siga interviniendo por nosotros ante nuestro Dios todopoderoso para que se lleve este año, al menos otros 3 de los muchos que están en la palestra.

Y el viernes también empezó a llover, tres días seguidos sin reposo, eso nos sirvió para que nos repusiera, nuestro padre Dios, toda el agua que nos faltaba.

Según dijo el señor Gobernador Rubén Rocha Moya, que en todo está, que son 8 mil millones de metros cúbicos de agua los que ocupamos para que se cubran todos los cultivos del Estado; le llevaré sus flores y veladoras a mi santo Malverde pá que no deje de ayudarnos.

No me di cuenta cuando don Casi ordenó café, el caso es que una jovencita nos puso sendas tasas de un buen aromático, y seguimos platicando. Entre muchas otras cosas, me contó del porqué de su fervor por el Bandido Generoso.

En una próxima entrega les contaré.

IMSS-BIEN 728
Big Bang Fondo Negro

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras noticias
Lo más leído