Cápsula para mascar No. 101

Toda una vil traición a la patria, sin importarles para nada el mal causado a México y los dueños originales del país: El pueblo.
BBANG
Hospital IMSS HORIZONTAL

Culiacán, Sinaloa a 3 de mayo 2024.

De los análisis del libro ¡GRACIAS! Escrito por nuestro Presidente Andrés Manuel López Obrador.

A pesar de que los oligarcas, entre los que se encuentran los más tozudos, esos que hipócritamente se desgarran las vestiduras, intentando ilusamente, hacer creer que su odio manifiesto en los medios de manipulación, nos van a intimidar.

¡Eso ya pasó! El pueblo que es mucha pieza, ha dado un viraje de 180°, ahora se mantiene informado a través de la mañanera y las benditas redes sociales; ya aprendió a analizar, comentan, dilucidan y exponen sus argumentos con claridad y contundencia; ya no se dejan llevar por falsos líderes y menos por déspotas y falsarios, como Ricardo Salinas Pliego que se niega a pagar los impuestos, dinero que pertenece al pueblo.

No tiene llenadera, ahora hasta los afores que no han reclamado los ancianos de más de 70 años, se quiere robar. ¡No tiene vergüenza!

En las páginas del No. 200 a la 206 del libro ¡GRACIAS! Nuestro Presidente describe las mañosas tergiversaciones legaloides, algunas de sobra burdas y descaradas con las que Felipe Calderón y su pandilla de rufianes, desarrollaron para dejar en manos de oligarcas nacionales y extranjeros:

Instalaciones, equipos y todo tipo de convenios a modo para que explotaran el petróleo y sus derivados; lo industrializaran, transportaran, distribuyeran y exportaran a sus anchas.

Toda una vil traición a la patria, sin importarles para nada el mal causado a México y los dueños originales del país: El pueblo.

Extra descomunal y perversa la actuación de Felipe Calderón Hinojosa, no es posible errar al decir que tales decisiones eran producto de una mente alcoholizada. Se manifiesta también la voracidad, de quienes lo secundaban y aprobaban, sobre todo los beneficiarios que a la postre son los principales culpables de estas deshonestas acciones.

Lo peor de esta frenética y desastrosa rapacidad, que se proyectó con ánimos, estimo sin temor a equivocarme, hacia todos los Estados del país. Gobernadores, presidentes municipales, diputados, funcionarios públicos y empresarios entraron con ardoroso afán al festín, y así impusieron que ser corrupto era lo usual y correcto.

Se les quedó en sus malévolos cerebros que: robar, mentir y traicionar era “lo normal”, que intentar ser honesto era ser idiota o por lo menos estúpido.

Durante los gobiernos de Zedillo, Fox, Calderón y Peña Nieto, acá en Sinaloa aquel reflejo de la sarna corrupta, también  fue lo “normal”. Gobernantes, funcionarios de instituciones y empresarios se despacharon con la cuchara grande.

El descaro mayor fue el contubernio entre los gobernadores y los rectores de la Universidad Autónoma de Sinaloa,-UAS-, institución que se lleva el presupuesto segundo más grande del Estado, cuya fuente de dineros más importante, la aporta el gobierno federal.

Por otra parte, el narco también soltó las amarras, y sin duda hubo acuerdos que les permitieron colocar, en aquellas 4 décadas, la cultura del narcotráfico cuya figura del narco buchón puso la pauta a la moda entre la población.

Los carteles se fortalecieron al grado de ubicar a Sinaloa como el No 1 en actividades del narco, y, por supuesto en violencia.

Al salir fuera del Estado, y no se diga del país, éramos señalados e investigados por la sospecha de ser narco.

Los narcos que eran y siguen siendo los más pocos en este Estado que, en su mayoría somos gente honesta y de trabajo, no obstante ocupamos primeros lugares en agricultura y producción de alimentos, pero como afirmó el filósofo Maurice Yoly, la maldad se impone ante el sentimiento malo

Y la muestra es que de Sinaloa se proyectaron las insanas y malas costumbres por casi todo el continente americano y parte del europeo. Los productores de cine y series de televisión encontraron el filón de oro y difundieron todo aquello expandiendo el foco de infección.

Toda esta historia ha bajado su intensidad de manera sensible, de ser el No. 1 en violencia y difusión del narco, ahora estamos muy por debajo de la media nacional, y lo que es mejor, la forma de pensar ha dado el viraje, gracias a que los programas  de bienestar y atención en todas las áreas al mejoramiento de la nación, son contundentes y han sido difundidas en la mañanera y las redes sociales.

Muy importante es reconocer que la llegada del Dr. Rubén Rocha Moya al gobierno de nuestro Estado, ha sido muy pródiga porque ha seguido de usted señor Presidente; le comento por qué lo afirmo.

El caso de que la UAS está secuestrada es asunto conocido por la sociedad sinaloense y gran parte de México.

Héctor Melesio Cuén Ojeda, desde hace dos décadas empezó como encargado de compras en nuestra Universidad, pronto empezó a crear fortuna; llegó a rector y desde entonces se apropió da las riendas, y al terminar su mandato, impuso en su lugar en las tres siguientes rectorías a quién podría manejar para su beneficio, sobre todo, a una larga lista de familiares, de tal suerte que en su afán de poder, se las ingenió para crear con dineros de la institución un partido político, Partido Sinaloense, -PAS-, mediante el cual extendió su influencia de imposición a algunos municipios y la cámara de diputados locales. 

El Dr. Rubén Rocha Moya, quien fuera rector de la UAS, manifiesta su preocupación por el desastre que impera en la UAS, por eso, lejos de pactar con Héctor Melesio, pidió se investigara sobre su feudo de corrupción, y se han encontrado graves fraudes y desvíos, que ahora se ventilan en los juzgados en contra del último ex rector Jesús Madueña Molina quién fue encontrado culpable junto con el que ha dejado encargado en su lugar, un tal Robespier Lizárraga Otero y algunos más.

El problema es que estos delincuentes han estado usando maniobras legaloides y, la Fiscalía y el Poder Judicial Estatal, de manera extraña no han podido dictar sentencia ante casos evidentemente claros de fraudes y malversación de dineros aportados tanto por el gobierno del Estado como de la Hacienda Federal; dineros que son del pueblo.

Urge señor Presidente Andrés Manuel López Obrador, la intervención de instancias federales para que este mal oliente asunto de clara corrupción, que mantiene a la sociedad sinaloense, a más de 130 mil estudiantes, maestros y trabajadores ofendidos y temerosos, se resuelva y devuelva la justa tranquilidad a nuestra máxima casa de estudios y por consiguiente al pueblo de Sinaloa. 

Con el pueblo todo, sin el pueblo nada.

IMSS-BIEN 728
Big Bang Fondo Negro

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras noticias
Lo más leído