El asombroso crecimiento económico de México

Las condiciones para el crecimiento económico del país están más que consolidadas y no es un asunto de suerte.
BBANG
Hospital IMSS HORIZONTAL

En el 2023 y contra todos los pronósticos de los malquerientes de la Cuarta Transformación – que son legión- la economía mexicana creció (PIB) 400 mil millones de dólares, una cantidad estratosferica. En comparación con el año 2022, la economía creció el 30 por ciento, un récord a nivel global. Ningún país del mundo tuvo ese desempeño económico.

El brutal crecimiento económico del país ha dejado pasmados a los críticos más férreos del régimen obradorista y ha dejado literalmente vacío de contenido político al discurso de la oposición.

De acuerdo con cifras del Fondo Monetario Internacional, México se ubicó en el lugar 12 de la economía mundial por encima de países como Corea del Sur, Australia y España. (Forbes 26/12/23). Y según esta misma revista, Mexico cierra el 2023 en un lugar preponderante en el mundo.

Mexico pasó de un Producto interno Bruto de 1, 4 billones de dólares a 1, 81 billones. Un extraordinario salto cuántico. En ningún tiempo, en ninguna época, el país había tenido un crecimiento económico tan grande en un periodo de tiempo tan breve.

Lo anterior demuestra fehacientemente las mentiras “académicas” que los adversarios al obradorismo habían venido propalando en todos los medios de comunicación abyectos a la oligarquía mediática/empresarial:

La imposibilidad de llevar a cabo una gigantesca inversión social con crecimiento económico. Con ello, López Obrador ha demolido de un solo golpe el mito neoliberal de la imposibilidad del desarrollo social y combate a la pobreza con crecimiento económico.

Nunca en la historia contemporánea se había presenciado un escenario económico tan robusto como el que hoy ofrece México: 234 mil millones de dólares de reservas, un súper peso que frisa los 17 por dólar y a veces un poco más abajo.

Un incremento sustancial del salario mínimo hasta 7, 200 pesos al mes.

Una inversión extranjera creciente de todas partes del mundo: norteamericana, china, alemana, inglesa y española (preponderantemente). Un súper acuerdo con los gringos para la relocalización de cientos de empresas que saldrán de China para venirse a México.

La gigantesca oportunidad de consolidar una industria tecnológica para la confección de circuitos integrados conocidos como chip o microchip, para la basta industria tecnológica global que presenta un grave déficit de semiconductores de silicio.

López Obrador ha conseguido lo que ningún gobierno de corte neoliberal había conseguido y lo hizo de forma impactante:

La reducción de la pobreza con 5, 1 millones de pobres menos en el país, aunado a una política macroeconómica estabilizadora que ha fertilizado el terreno económico nacional para una mayor inversión extranjera directa y nacional, al mismo tiempo fortaleciendo el mercado interno.

Las condiciones para el crecimiento económico del país están más que consolidadas y no es un asunto de suerte, como se sostiene en el artículo de Forbes.

No cabe duda que el combate a la corrupción, el imperio de la ley, la lucha contra la evasión fiscal, el combate a la pobreza, los programas sociales que han incrementado el consumo interno, son parte de las condiciones que han robustecido nuestra economía y generado un escenario propicio para un crecimiento sostenido de nuestro país, generando los elementos de la confianza básica para las inversiones tanto extranjeras como domésticas.

Lo anterior no es rollo de discurso demagógico, esto se sostiene con el metanalisis: 400 mil millones de dólares de crecimiento económico en un año es todo un récord global como lo sostiene el ultraneoliberal Fondo Monetario Internacional. 

A contra pelo de tecnócratas graduados de Harvard, Yale y la Universidad de Chicago, un hombre de izquierda con un profundo sentido de la política social ha dado muestras de una impresionante astucia económica.

La honestidad, hermana del humanismo, más una perspicacia asombrosa están conduciendo a nuestro país a un desarrollo integral del cual no se tenía registro en los anales de nuestra historia.

Quien quiera rebatir estos argumentos, la invitación está abierta para desacreditarlos, en el entendido que se deben de dar razones y no descalificaciones sin fuentes, como suele ocurrir todos los días en los medios de comunicación analógicos y digitales.

La reconducción de la Cuarta Transformación de la vida pública y moral de México está en marcha.

El segundo piso de la 4T, como lo plantea la candidata de MORENA Claudia Sheinbaum, tiene un piso firme para la edificación y consolidación del Capitalismo Progresista inaugurado por el Presidente Andrés Manuel López Obrador. 

A mi juicio, el segundo piso de ese Capitalismo Progresista debe de pasar inexorablemente por una profunda reforma fiscal, en donde paguen más lo que más tienen, incluyendo tres impuestos fundamentales tal y como lo plantea el economista Thomas Piketty: el impuesto al patrimonio integral (fortuna), impuesto a las herencias y un impuesto sobre la renta para los multimillonarios de hasta un 60 por ciento.

No habrá una justicia social progresiva sostenida, sin una justicia fiscal que la soporte y financie.

IMSS-BIEN 728
Big Bang Fondo Negro

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras noticias
Lo más leído