¡AVANTI POPOLO! El POPULISMO CONVERSO

Los dirigentes que triunfan y sobreviven a la lucha de clases: son aclamados, son mimados por la gente
BBANG
Hospital IMSS HORIZONTAL

El pueblo en movimiento; después de perder las primeras batallas ante la oligarquía y de sufrir las primeras bajas; diezmado, disperso y enconado: aún es capaz de reagruparse y con base en sus experiencias; se anima a reorganizarse y se atreve a volver a la lucha.  

Para entonces ya sabe lo que quiere y lo que arriesga en cada intento.  

Es hasta después de esos primeros reveses, cuando surgen los dirigentes verdaderos, de los movimientos que perduran.  

Estos dirigentes: primeros son admirados y protegidos por la plebe; llegan a ser respetados, el pueblo se entrega a ellos con pasión y son acompañados en la calle; y son respaldados ante el peligro.  

Si acaso mueren en ‘la raya’, el pueblo llora por ellos y los recuerda como mártires.  

Pero los dirigentes que triunfan y sobreviven a la lucha de clases: son aclamados, son mimados por la gente y ellos; se dejan querer, se hacen del rogar, y mientras gozan las mieles del triunfo y del amor ciego; de la fe incondicional; traducidos en el fanatismo del pueblo… 

La adulación se les filtra por todos los sentidos; les forma ideas en el cerebro, y no tarda en escaparse de su boca un viejo anhelo: “¡ha! Si yo fuera Diputado”, y el pueblo los hizo diputados…y a los tres años; como aceptando un sacrificio: “sí el pueblo me lo pide; seré candidato a senador”… ¡sí, cómo chingados que no!

Y el pueblo los hizo senadores y: ¡cómo con el pueblo todo y sin el pueblo nada!… una mañana; el líder amanece con el semblante iluminado y un extravío en la mirada: <<¡Compadre!: “anoche soñé que el pueblo me llamaba al sacrificio total”… “por el bien de mi pueblo, y el orgullo de mi raza… ¡seré gobernador!”>>  

Y así; poco a poco van cayendo en la tentación; hasta que un día:

Cuando ya fueron tantas la adulaciones de pueblo; tantas las ventajas y tantas las regalías que da el poder: que el líder deja de ser pobre, y junto con el hambre, pierden también la conciencia de clase; congela en su boca las consignas de lucha y saca de su mente los ideales de antaño.   

Ahora que es jefe; se enfrenta a otras responsabilidades. Entre jefes se estila negociar: es una obligación diplomática; es una muestra de capacidad perceptiva, de madurez y cortesía política.  

Es el tiempo de entablar negociaciones con el adversario; a través de sus personeros; que a su vez, también son los traidores de su propia causa [porque así es de irremediable la dialéctica] y ya juntos; habrán de forman Gobiernos Democráticos, que con el paso del tiempo, se van convirtiendo en las cúpulas mafiosas del poder; en las nomenclaturas de los nuevos partidos, y ya puesto de acuerdo: gobiernan por décadas y felices añosconvertidos en una hipócrita, perversamente perfecta, y nueva  dictadura…  

Y Juan Pueblo que una vez más se convierte en el populacho agachón y adulador de sus líderes, ahora convertidos en ladrones y acaudalados nuevos ricos; no tarda en sufrir las consecuencias:  

La posterior y consabida banca rota del erario público; la pérdida del poder adquisitivo del dinero; la inestabilidad social que genera la falta de trabajo y… el vicio de pedir préstamos al extranjero; con el pretexto de fomentar la economía, sobrellevar el gasto corriente y sanear las finanzas públicas y… sus líderes, ya convertidos en buenos estrategas políticos, también son previsores: hacen un guardadito, para maicear a la prensa y sofocar cualquier alboroto, de sus viejos y conocidos aliados: “los pinches populistas”, que esperan todo de papá gobierno… 

Ellos, los pobres están en paz; y ya se acostumbrarán al rol inflacionario y a la carestía de la vida.

Por lo pronto ya cuentan con sus líderes de colonias proletarias, sus líderes charros del sindicalismo blanco; con sus dirigentes campesinos, con tierra y sin tierra; y sus buenos gestores, para pastorearlos e intermediar con la nueva clase política; que son unos auténticos sinvergüenzas, lobos con piel de oveja; que se dedican por encargo al espionaje político… y que un día serán diputados.  

Y los ricos acaudalados; traicionados también por sus personeros, estafados y ardidos: que se conformen con lo que ya tienen, y que se vayan a pasear al extranjero.  

El exilio de una parte de la oligarquía; [y digo una parte, porque algunos miembros de la burguesía, han tenido la capacidad de adaptarse] temerosa de sufrir; no solamente la expropiación de sus inmorales y mal habidas riquezas; se conforman con evitar la pérdida innecesaria de sus personajes más destacados; como podría ser, en el México contemporáneo; el icónico caso del afamado expoliador y evasor fiscal; Ricardo Salinas Pliego; por ser el oligarca más odiado por déspota y racista.  

Y por supuesto, previsores como son; los dueños del gran capital: lo primero que hacen, es llevarse el dinero, y salvar el pellejo. Dejando a su país en la banca rota y endeudado; a expensas de la expoliación de los fondos internacionales, y; en la parálisis social que representa la no explotación, y la ruptura de las cadenas productivas.  

En medio de una serie de carencias, que llevan de nuevo al pueblo; primero al sufrimiento y después a rebelarse en contra de sus nuevos opresores, a quienes acusan, no solo de ineptos gobernantes; si no de malos dictadores…  

Todos somos protagonistas convertidos en cómplices aquiescentes; formando un círculo político vicioso y mediocre; que se niega al progreso integral de la sociedad; que quedamos atrapados en un bucle sin fin, y cómo siempre: 

“vuelve el pobre a su pobreza; vuelve el rico a su riqueza y el señor cura a sus misas

IMSS-BIEN 728
Big Bang Fondo Negro

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras noticias
Lo más leído