UN MUNDO RARO

Los economistas conservadores y los derechairos se lo creen, insisten que México en la actual administración se ha endeudado.
BBANG
Hospital IMSS HORIZONTAL

No; no me refiero a la famosa canción del compositor mexicano, José Alfredo Jiménez.

Me refiero a que los mexicanos somos más dados a regodearnos en temas que posiblemente nos resulten perjudiciales, como pensar que la multitudinaria reunión rosa en el zócalo de la CDMX, pudiera significar el que Xochitl Gálvez resulte presidenta de México, cosa por demás más improbable que sacarse la lotería, pero que si llegara a suceder no solo seríamos la burla del resto del mundo sino que, definitivamente, daría lugar a que México perdiera su condición de Nación soberana, libre e independiente, que, por el contrario, comentar y alegrarnos de las cosas buenas que la actual administración ha logrado en menos de cinco años, como el encabezado de El financiero, El Economista y  la Jornada, entre otros, en diferentes fechas de los corrientes, confirman.

El Financiero:

“Deuda externa de México: AMLO ha adelantado pagos y relajado la cuenta”

El Economista:

“Deuda en su medida más amplia disminuyó 46.8% del PIB EN EL 2023

Condiciones macroeconómicas vigentes como un crecimiento mayor a lo previsto y la fortaleza del peso permitieron el descenso de la deuda”

La Jornada:

Dora Villanueva

19 de febrero de 2024 07:47

Baja sin precedente en la deuda externa del país en 2023: Hacienda”

(Y, en el último párrafo del extenso artículo):

”Durante la administración se realizó el mayor ejercicio de refinanciamiento de deuda externa en la historia de México, por 15 mil millones de dólares de vencimientos de corto plazo, y 27 mil millones de dólares si se consideran las operaciones de mediano y largo plazos, informó la dependencia”.

¿Qué significa lo anterior en cuanto beneficio al pueblo de México, en general: pobres y ricos, chairos y derechairos?

En que el servicio de la deuda externa, (intereses), disminuyó, solamente de enero hasta septiembre del año 2023,  un 13.7 % equivalente a 2 billones (dos millones de millones 60,000 millones de pesos).

Ahora bien, si la tasa al cierre de la administración peñanietista se elevaba al 23.3%, quiere decir que solo en el año 2018, se pagó, por concepto de intereses, la bonita suma de 3 billones, quinientos tres mil seiscientos millones, cuarenta y nueve mil seiscientos sesenta y cinco pesos. (2’,060,000,000,000 entre 13.7 por 23.3)

O sea que, si restamos de los 3 billones quinientos tres mil, seiscientos millones, cuarenta y nueve mil seiscientos sesenta y cinco pesos; la cantidad de dos billones sesenta mil millones de pesos, le queda a la Nación un ahorro de 150 mil trescientos sesenta y cuatro millones, novecientos sesenta y tres mil quinientos tres pesos.

(Ojo: el cálculo en su valor real puede ser inexacto por la variación cambiaria del peso ante el dólar)

Los cuales, obviamente, contribuirán a pagar la deuda pública, para el presente año, o sea lo que se ha presupuestado para 2024, tanto en gasto corriente e inversiones de infraestructura, sean nuevas obras, o mantenimiento y funcionalidad de las que ya existen en educación, salud, seguridad, etc; las cuales, por cierto, aumentaron o se remozaron como no se había hecho en los últimos treinta años.

De aquí que la deuda pública o interna haya aumentado, para el presente año, de un treinta y tantos a un 49%.

Pero los economistas conservadores, y los derechairos se lo creen, insisten que México, en la actual administración se ha endeudado, sin aclarar la diferencia entre deuda externa y deuda pública, o sea lo que se debe a empresas e instituciones financieras extranjeras, y lo que el gobierno se ha comprometido, o sea endeudado con el pueblo mismo, respectivamente, y, presupuesto de por medio, invertirá en obras y proyectos en general, que no solo haga desarrollar al país, sino que al mismo tiempo permita que el pueblo de manera integral progrese.

Pero, eso sí, primero los pobres.

De lo anterior, aunque no con las mismas palabras, el presidente Andrés Manuel López Obrador, en reciente mañanera, ha explicado que el aumento de la deuda pública o interior, no se sale de los parámetros calculados sobre los ingresos que la hacienda pública obtendrá gracias al aumento de la inversión extranjera, la aportación tributaria de chicos y grandes; ricos y pobres, y también las remesas de nuestros paisanos desde el extranjero, las cuales a fin de cuentas terminan por parar en las cajas registradoras de industriales y comerciantes, los cuales, ahora sin excepción, tendrán que pagar el tributo que les corresponda.  

Ingentes sumas de dinero, que, de triunfar la comedianta de Xochitl Gálvez, todo volvería a los bolsillos de oligarcas y políticos corruptos.

Lo cual no solo los pobres retrocederíamos en lo que hemos ganado, sino que los verdaderamente pobres se morirían de hambre.  

IMSS-BIEN 728
Big Bang Fondo Negro

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras noticias
Lo más leído