Agenda Política

En un sentido de estricta justicia parlamentaria, Ricardo Madrid Pérez no debería presidir, de nuevo, la mesa directiva del Congreso del Estado.
BBANG
Hospital IMSS HORIZONTAL

Ricardo Madrid, preside de nuevo la mesa directiva del Congreso del Estado. ¿Legal la decisión…?

= MoReNa encabezaría directiva y JuCoPo
= Madrid Pérez ya es parte de MoReNa
= Adolfo Beltrán con un asiento en JuCoPo
= De la Rocha, coordina la bancada del PRI
= Tlatelolco, 55 años de los vergonzosos hechos

En un sentido de estricta justicia parlamentaria, Ricardo Madrid Pérez no debería presidir, de nuevo, la mesa directiva del Congreso del Estado, toda vez que aun y cuando no forme parte del grupo parlamentario de MoReNa, en los hechos ya es militante de ese partido político, al sumarse al grupo de ahora ex priistas que recientemente expresaron su adhesión a la candidatura presidencial de Claudia Sheinbaum.

El propio gobernador Rubén Rocha Moya les dio la bienvenida al Movimiento de Regeneración Nacional.

El artículo 37 de la Ley Orgánica del Poder Legislativo establece que “la mesa directiva durará un año en funciones, pudiendo ser reelecta”; pero también puntualiza que “ningún grupo parlamentario podrá presidir simultáneamente la mesa directiva y la Junta de Coordinación Política”.

Cierto, la reelección de Ricardo Madrid no viola ninguna ley en teoría, porque él oficialmente no forma parte, por ahora, del grupo parlamentario de MoReNa; pero si milita en ese partido en una concepción general y esto debió haber sido tomado en cuenta por quienes decidieron su permanencia por un año más en la presidencia de la mesa directiva del Congreso del Estado, que son todos aquellos que respaldaron, con su voto, el acuerdo en cuestión.

Tampoco es una mala decisión, hay que admitirlo, porque Madrid Pérez realizó un buen papel como presidente del congreso a lo largo del último año y demostró que eso es un paquete que puede cargar con responsabilidad; pero hay consideraciones muy obvias que tendrían que haberse tomado en cuenta antes de empujar su reelección. En fin.

Y bien.

Este domingo, primero de octubre, inició el tercer año de ejercicio constitucional de la sexagésima cuarta legislatura del Congreso del Estado -el quinto de seis periodos ordinarios de sesiones-, con una mesa directiva con ligeras variantes, con respecto a la que un día antes había concluido sus funciones.

El martes 03, la primera asamblea oficial, Y pues, por aquello de que a usted pudiera interesarle, permítame contarle que, además de Ricardo Madrid como presidente, ahí están:

Elizabeth Chía Galaviz, del PAS, en la vicepresidencia.
Juana Minerva Vázquez González, de MoReNa, en la otra vicepresidencia.
Rita Fierro Reyes, de MoReNa, en la secretaría.
Nela Rosiely Sánchez Sánchez, también de MoReNa, en la otra secretaría.
María Guadalupe Cázares Gallegos, del Partido del Trabajo, como prosecretaria.
Y Sergio Mario Arredondo, del PRI, en la otra prosecretaría.

Esta planilla, por cierto, la propuso la diputada Celia Jauregui, que defendía los colores naranja del Movimiento Ciudadano y que ya forma parte del grupo de los diputados sin partido, con afiliación a MoReNa, desde luego.

La otra planilla la sugirió la diputada del PAS, Alba Virgen Montes, con la petista María Guadalupe Cázares a la cabeza, misma que declinó oportunamente a tal distinción. Quien manda, manda.

Una mesa directiva con integración lo más plural posible, en los términos de la ley orgánica del Poder Legislativo, en la que se excluye a los coordinadores de grupos parlamentarios, puesto que estos ya tienen un asiento, con voz y voto en la Junta de Coordinación Política, que por un año más presidirá el morenista Feliciano Castro Meléndrez.

Una mesa directiva que recibirá, el 15 de noviembre, el segundo informe de labores del gobernador Rubén Rocha Moya y que lo analizará al detalle, antes de dar paso, a fin de ese mismo mes, a la ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos del gobierno del Estado, para el 2024, el cual deberá entrar en vigor el primero de enero del año entrante, en el entendido de que, de no ser así, todas las partidas se apegarán al del año inmediato anterior.

Tales puntos solo por citar algunos, de entre los más relevantes, sin dejar de lado que esta mesa directiva estará en funciones paralelamente al proceso electoral que se avecina, a no ser -lo que es muy probable – que algunos o algunas renuncien al cargo para convertirse en protagonistas, precisamente, de las elecciones en puerta.

¿Será?

A propósito.

Ahora que se ha puesto tan de moda lo de los diputados sin partido, déjeme decirle que este grupo ya decidió quien será su representante ante la Junta de Coordinación Política de la 64 legislatura de la cámara local.

Se llama Adolfo y se apellida Beltrán Corrales.

Llegó a esta legislatura por la vía de la representación proporcional y bajo las banderas de Acción Nacional.

Obviamente se integró a este grupo parlamentario; pero nunca hizo buenas migas con Giovanna Morachis Paperini, designada como coordinadora de la fracción por la misma dirigencia estatal del partido blanquiazul.

Al poco tiempo Adolfo Beltrán renunció al grupo y también a su militancia en el PAN. Le importó poco que AN perdiera su etiqueta como grupo parlamentario, en aras de alimentar su propio proyecto político personal. O sea: tiene su historia el chicuelo.

Ahora representa a la nueva fracción parlamentaria de los “sin partido”, ante la JuCoPo. No tendrá derecho de voto; pero si de voz y no más.

Y les recuerdo, amigo lector, que este grupo, además de un ex panista, se conforma con Celia Jauregui Ibarra (ex de MC) y con la friolera de seis ex priistas:

Gloria Imelda Félix, Ricardo Madrid, Cinthya Valenzuela, Feliciano Valle, Daysi Judith Ayala y Connie Zazueta. ¿Quién lo hubiera pensado todavía un año atrás? Informados. ¿Algo más?

Sí.

Luis de la Rocha será el coordinador de la fracción del PRI en el Congreso del Estado. El otro integrante del grupo es Sergio Mario Arredondo, que se mantendrá como presidente de la comisión de fiscalización y como prosecretario de la mesa directiva.

La decisión, se dijo, fue tomada por la presidenta del Comité Directivo Estatal del PRI, Paola Gárate, previa consulta, suponemos, con la superioridad.

Decisión un tanto cuanto extraña porque el señor de la Rocha ni tan siquiera milita en las filas del PRI -estaba ahí por un acuerdo político con el PRD -; pero una determinación obligada por la necesidad de mantener al PRI como fracción en la legislatura actual.

Lo malo fue que el propio Sergio Mario le facilitó las cosas a Paola Gárate, días atrás. -Tu decide – le dijo – y yo acato lo que venga.

Dada la circunstancia, Paola se inclinó por Luis de la Rocha, quien, aquí entre nos, jamás hubiese acatado un acuerdo en contrario. ¿O si…?

Por otro lado.

En Mazatlán, Alejandro Higuera, ex secretario particular del gobernador Rubén Rocha Moya y actual subsecretario de Turismo del gobierno estatal, pidió a MoReNa, a través de una conferencia de prensa, que lo incluya en la encuesta que dilucidará al candidato a la presidencia municipal en las elecciones del año entrante.

Higuera buscaría así ser alcalde del puerto por cuarta ocasión; pero la verdad de las cosas es que es algo nada fácil.

Para empezar, el gobernador Rocha simpatiza con la idea de que la candidatura a la presidencia municipal de Mazatlán sea una mujer y ya hasta soltó algunos nombres:

Flor Emilia Guerra, que es su secretaria de Pesca; Estrella Palacios, que es su secretaria de Turismo y la diputada Celia Jauregui, que días atrás renunciara a su militancia en Movimiento Ciudadano.

Esto, por un lado; por otro MoReNa tiene ahora la opción de Fernando Pucheta, que encabeza todas las encuestas habidas y por haber para la alcaldía porteña. Nada fácil, insistimos.

Pero pues el famoso “Diablo” tiene entera libertad para hacer estas cosas y sus aspiraciones son justas y legítimas. ¿No?

A manera de colofón.

Que Tlatelolco no se olvida, dicen; pero sucede que lo recuerdan solo el 02 de octubre de cada año. No más.

Y ahora con más razón porque se trata de un aniversario de cierto modo emblemático: el número 55 de aquellos hechos.
Quien esto escribe apenas estaba por ajustar los 14 años de edad, cuando la matanza de Tlatelolco y poco o nada comprendíamos, de entrada, de la magnitud de aquellos hechos.

Lo que supimos ya vino después, con informaciones dolosas y tergiversadas, situación que, por Desgracia, persiste hasta la fecha.

“El objetivo, boicotear la Olimpiada”, fue la cabeza de ocho columnas en la primera plana de todos los periódicos de la Organización Periodística García Valseca, el jueves 03 de octubre de 1968; entre ellos, el Sol de Sinaloa, de Culiacán.

Y a columna y media: Zipizape en Tlatelolco. Así eran las cosas por aquellos ayeres. Y en algunos casos, no han cambiado mucho. Digo.

(Aquello de que Jacobo Zabludovsky abrió su noticiero -estelar en Tele Sistema Mexicano- con una nota sobre el estado del tiempo, es una mera leyenda urbana, por cierto; pero bien pudo haber sido, sin mayores dificultades)

Ya nos vamos. Cuídense mucho y Dios los bendiga. Ahora y siempre…

IMSS-BIEN 728
Big Bang Fondo Negro

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras noticias
Lo más leído