Periodismo y literatura

BBANG
Hospital IMSS HORIZONTAL

Por: Leonidas Alfaro

En el argot popular de cuando en cuando, se hace referencia a esta sentencia popular: el periodista expone verdades para cubrir mentiras, y el escritor expone mentiras para develar verdades. También se afirma que: la historia la escriben los vencedores. Y según la teoría del alemán Goebbels: una mentira repetida mil veces, se convierte en verdad.

Estas definiciones mucho tienen que ver con el periodismo. Yo en lo personal admiro a los periodistas, y también a los escritores, pues sin pretender mucho, estoy identificado con ese gremio. Mucho se ha dicho en relación al periodismo, sobre todo, que es un gran negocio, tanto, que existen cadenas periodísticas, sobre todo de televisión, cuya influencia puede determinar rumbos, al grado de provocar desestabilización en el mundo.

Ahora mismo aquí, en México, con el impulso de los medios: prensa escrita, radio y televisión, con la llegada del Licenciado en economía Andrés Manuel López Obrador a la presidencia de la República, una gran jauría de chayoteros han sido reclutados para lanzar, todos los días y por todos los medios, una andanada de discursos tendientes a confundir a la población. Entre ellos, existen verdaderos profesionales de la distorsión y la mentira.  

Por estas y otras razones, el periodismo está considerado como una ciencia y actividad profesional que consiste en la captación de los hechos para conformar las noticias con verdad. Esta definición nos permite concebir que como habitantes del mundo, cotidianamente somos impactados por el periodismo en todas sus formas, esto depende de cómo está dirigido, si por las fuerzas del mal, o las del bien.

Que quiero decir con esto, que sí existe un interés, como puede ser el caso de una nación poderosa que tiene por objetivo adueñarse de los bienes de otra. Bienes naturales, como los minerales, los mares; ahora el petróleo provoca la codicia internacional, y los medios juegan un papel muy importante porque al permitir ser subvencionados, tienen los recursos para emplear todas las estrategias para desvirtuar la verdad y crear los pretextos para que la empresa contratante, que por lo regular son de un gobierno poderoso, logre sus fines.

Por fortuna, ahora con los avances de la tecnología, tenemos la ventaja, si contamos con un celular equipado con internet, podemos enterarnos al momento de lo que está ocurriendo en todo el mundo. Los hechos por nimios que parezcan,  al segundo están siendo difundidos para convertirse en noticia.

El asunto del periodismo se fortalece porque las herramientas del conocimiento cibernético le son favorables para ser más rápido, aunque no siempre veraces. Por eso, no se despeja la posibilidad de que sigamos siendo conducidos hacia una mentira que nos puede llevar hacia rumbos inciertos.

La historia de la humanidad nos confirma hasta donde podemos llegar, si los medios se apropian de “la verdad”. Aunque la memoria colectiva suele ser muy débil, existen hechos que jamás se han de olvidar, tal es el caso de la Primera Guerra Mundial que inició en 1914 y terminó en 1918 con un poco más de 30 millones de muertos, y la Segunda Guerra Mundial que empezó en 1939 y terminó en 1945 causó más de 40 millones de muertos. El horror de estas guerras, todavía se mantiene latente porque por desgracia, las guerras no terminan, ahora mismo estamos padeciendo la invasión Rusa a Ucrania; la ambición de los poderosos no descansa y constantemente están provocando disturbios.

Este breve resumen, es captado gracias al periodismo cuyos agentes estaban en las líneas mismas del fuego; arriesgando la vida, y viviendo el miedo, el dolor y el horror; arrancan las noticias de aquellas interminables escenas, material de primera mano que sirve para dar las noticias, primero, y enseguida, la literatura.

Son inagotables las historias convertidas en: novelas, cuentos, poemas, canciones, obras de teatro, operas, danzas, todo ello enmarcado en el arte literario. El quehacer literario tiene como fin exponer la crudeza de los hechos, pero también intenta dar un razonamiento que ha de explicar los por qué de aquellas barbaridades, pero a la vez dilucidar a favor del humanismo, intentar explicar que nuestro gen animal se difiere de la bestia porque tenemos la capacidad de pensar. Es un hilo muy delgado el que nos difiere del bien y el mal. Maurice Yoly, un filósofo francés lo explica así: El instinto malo es en el hombre más poderoso que el bueno… el temor y la fuerza, tienen mayor imperio sobre la razón.

De las novelas más sobresalientes que se crearon a raíz de las guerras mundiales, destacan 16, y de éstas, según la crítica, sobresalen: Los cuatro jinetes del apocalipsis del escritor Vicent Blasco Ibañez, español.  Adiós a todo esto, de Robert Graves, inglés, y Viaje al fin de la noche de Louis Ferdinand Celine, francés. 

En México hemos tenido acontecimientos violentos desde el descubrimiento mismo del continente americano en el año de 1492. Los españoles en su afán de poder y riqueza acabaron con un 90 % de la población indígena en el continente. La Gran Tenochtitlán quedó destruida, la enterraron. Luego en 1810 inicia la Independencia de México que finaliza en 1824, sigue la invasión de los Estados Unidos de 1846 a 1848 que nos despojaron de un poco más de la mitad de nuestro territorio, En 1867 Francia nos invade con la finalidad de quedarse con el resto, recordemos también que Maximiliano de Amsburgo se proclamó Emperador de nuestro país.

En 1910 los mexicanos se levantan en contra del dictador Porfirio Díaz, guerra que duró cerca de 10 años y ahora, en las últimas tres décadas hemos sufrido la “Guerra del narco”, con cerca de 300 mil muertos y 200 mil desaparecidos y con el salvajismo de los Neo-liberales que durante 36 años se dedicaron al saqueo, vendiendo empresas del gobierno, bancos e intentando privatizar al Sector Salud, Educativo y destrozando otras como a la Comisión Federal de Electricidad y Petróleos Mexicanos, debilitarlas, seguro para también privatizarlas.

Este recuento, grosso modo, de los aconteceres en nuestro país, dio cuenta el periodismo, y paralelamente los creadores de literatura nos envolvieron con un cúmulo de historias, obras que también inspiraron al resto de los géneros, destacando el cine. Libros como esa portentosa obra llamada: México a través de los siglos, escrito por más de 70 estudiosos de la historia, la política y el arte. Novelas que puedo destacar: Las noticias del imperio de don Fernando del Paso, Los de abajo del Dr. Mariano Azuela y Con una granada en la boca de Javier Váldez Cárdenas. Son miles las obras, y tendríamos que emplear cuatro vidas para leerlas, y otras cuatro para dilucidarlas y comprenderlas. 

Periodistas que han logrado ser buenos escritores: Gabriel García Márquez, colombiano, Mario Vargas Llosa, peruano, Manuel Vázquez Montealban, catalán, Isabel Allende, Chilena y Arturo Pérez Reverte, español.

Dedico este modesto trabajo a los más de 380 periodistas asesinados en este país desde 1905, pero es importante destacar que del año 2000 a la fecha, han sido sacrificados más de 140, ubicando así a México como un país de barbaros. Hago especial mención a mi amigo y compañero en el semanario Río Doce, Javier Váldez Cárdenas, a Mariano Rodríguez Palacios de La Paz y Rafael Murúa de Comondu.

¡Viva la libertad de expresión!

IMSS-BIEN 728
Big Bang Fondo Negro

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras noticias
Lo más leído